El método Pilates proporciona fuerza, elasticidad, resistencia y control del cuerpo a través del movimiento.

Todos los ejercicios obedecen a seis principios fundamentales:

1. El Centro/Estabilización:
    El término original en inglés, “Powerhouse”, define el centro de la energía corporal compuesto por los músculos abdominales, la columna lumbar y los glúteos. El fortalecimiento de este centro, origen de todo movimiento, ayuda a sujetar la columna y los órganos internos. Estabilización a través de movimientos de oposición.

2. Control:
    El movimiento descontrolado puede ocasionar lesiones. Prestar completa atención a todos los detalles de una posición y durante una secuencia de movimiento.

3. Concentración:
    Realizar todos los ejercicios con una atención e intención adecuadas.

4. Fluidez:
    Los ejercicios de encadenan uno con el otro.

5. Respiración:
    Entender la importancia de la exhalación. Facilita el soporte de la fuerza del abdomen e intensifica el movimiento.

6. Precisión:

    Tiene que ver con todos los detalles de alineación del cuerpo como un todo. Conciencia de cada movimiento durante se ejecutan las acciones requeridas.